Seguridad y Defensa Corp.
Editorial
y Prensa
Especializada

Registrarse / Olvidé contraseña
Síganos en: Facebook Facebook Linkedin Youtube Rss  
  •   Colombia
  •          
     
  
  

Noticias





Tercer país en el mundo con niños guerreros


Foto Ilustrativa

El aumento de menores de edad en las filas de los grupos insurgentes, es denunciado por la Coalición contra la vinculación de niños, niñas y jóvenes al conflicto armado en Colombia (Coalico) en un documento sobre el derecho humanitario de la niñez

Comparta esta nota!

En el periodo comprendido entre el 2005 y el 2006, la participación directa de menores de edad entre los grupos al margen de la ley en el conflicto armado interno, ha dejado a Colombia como el tercer país en el mundo con mayor presencia infantil en situaciones de guerra, según lo revelado por el “Informe alterno a la representante especial del secretario general para la cuestión de los niños y los conflictos armados de las Naciones Unidas” de Coalico (Coalición contra la vinculación de niños, niñas y jóvenes al conflicto armado en Colombia).


María Eugenia Ramírez, miembro de Coalico y activista de derechos humanos, señaló que “en el informe lo que se pretende es realizar una muestra de la violencia que afecta directamente a la infancia colombiana, por medio de casos específicos que se resaltan a lo largo del documento”.


Así mismo, Amanda Romero, miembro fundadora de Coalico sostuvo que “en el informe no se revelan cifras específicas sobre la situación de la infancia en el enfrentamiento bélico en Colombia, ya que aún no se ha cuantificado de forma exacta este problema”.


Se cree que al menos uno de cada cuatro combatientes de grupos armados irregulares es menor a 18 años y, en ocasiones, esta población puede llegar a ser más del 30 por ciento de ciertas unidades armadas, los datos más conservadores afirman que pueden estar entre 8.000 y 13.000. Las edades de vinculación oscilan entre los 7 y los 17 años, con un promedio de edad de ingreso de los 13,8 años.


Señala el informe que la crítica situación de derechos humanos que vive el país está lejos de superarse, y entre las víctimas más vulnerables de esa situación se encuentran los niños y las niñas. Esto implica que las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional no han sido suficientes para garantizar su derecho a la vida y que los grupos que participan directamente en las hostilidades incumplen de manera reiterada el derecho humanitario.

Acuerdos incumplidos

Durante el periodo de estudio se constató que la vinculación de niños, niñas y adolescentes a grupos armados que toman parte en hostilidades bélicas, tanto por parte de grupos paramilitares como de la guerrilla, existe un incumplimiento a los acuerdos suscritos por ellos mismos.


En los Acuerdos de Puerta del Cielo, realizado por el ELN en Alemania, se comprometía a no reclutar menores de 16 años. En el caso de las Farc, en 1999 señaló que no reclutaría más niños y niñas menores de 15 años, ante el representante especial del secretario general de Naciones Unidas. Respecto a los paramilitares, en la Declaración de Paramillo, el 26 de julio de 1998, establecieron que no reclutaría a menores de 18 años en sus filas.


Sin embargo, el 13 de julio de 2006, el Gaula detuvo a una niña de 17 años que, presuntamente, se encargaba de custodiar personas secuestradas por las Farc. Por otro lado, la Oacnudh fue informada que a pesar de la supuesta desmovilización paramilitar en Antioquia, entre los meses de junio y agosto de 2005, los ‘paras’ continuaron reclutando jóvenes de las Comunas 9 y 13 de Medellín.

La infancia en hechos de guerra

La Oacnudh (Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos) ha denunciado que en muchos casos son los propios agentes estatales quienes propician o protagonizan las violaciones de los derechos humanos de los infantes.


Por ejemplo, el 10 de noviembre de 2005, en el municipio de Caloto (Cauca), miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía Nacional (Esmad) respondió a la protesta pacífica de la comunidad indígena Paez, con disparos indiscriminados de armas de fuego en la hacienda “El Jaipo”, que cobraron la vida del menor de 16 años, Belisario Camayo Guetoto. La manifestación indígena tenía como objeto presionar al Gobierno para que respondiera a la exigencia de los Paez para la restitución y titulación colectiva de tierras.


Durante el periodo que es objeto del análisis, el derecho a la integridad personal de niños y niñas también ha sido violado en reiteradas ocasiones por grupos guerrilleros. El 9 de abril de 2006, en el departamento de Bolívar, un niño campesino que colaboraba a sus padres en labores agrícolas, perdió el pie derecho al pisar una mina antipersonal presuntamente sembrada por las Farc.


En otro caso señalado en el informe, el 19 de abril de 2005, en el municipio de Buenaventura (Valle), 12 adolescentes fueron torturados por paramilitares que derramaron ácidos en los rostros de los jóvenes, causándoles graves quemaduras y desfiguración, para posteriormente ejecutarlos. Los hechos se presentaron en el barrio El Triunfo, vereda Las Vegas, sector vigilado por la Infantería de Marina por cuanto esta vía conduce al aeropuerto.

Fuente: El Nuevo Siglo
Colombia
14/02/2007



Más noticias de estos temas:  Opinión 
Libros


0 comentarios publicados

Debe iniciar sesion para dejar comentarios | You have to login in order to leave a comment

Destacados


Bogotá
Colombia

25.08.21
27.08.21




Paris
Francia

19.10.21
22.10.21




Ciudad de Mëxico
Mexico

02.11.21
04.11.21




Guadalajara
Mexico

27.11.21
05.12.21