Seguridad y Defensa Corp.
Editorial
y Prensa
Especializada

Registrarse / Olvidé contraseña
Síganos en: Facebook Facebook Linkedin Youtube Rss  
  •   Colombia
  •          
     
  
  

Noticias





La violencia sexual, estrategia de guerra


Foto Ilustrativa

Amnistia Internacional, que investigo durante 2003 y 2004 sobre la violencia sexual contra las mujeres en el marco del conflicto armado, pone de relieve la impunidad que reina en Colombia y pide que la Union Europea tenga una postura clara frente a la violacion de los derechos humanos en ese pais.

Comparta esta nota!

Amnistia Internacional (AI) quiere que el Gobierno colombiano termine con estos crimenes y con la impunidad. Ademas, la organizacion no gubernamental (ONG) envio una carta al presidente del Gobierno español, Jose Luis Rodriguez Zapatero, para expresarle sus preocupaciones sobre la situacion.

En el marco de la reunion en Cartagena de Indias de la Coordinacion y Cooperacion Internacional para Colombia, mas conocida como la Mesa de Donantes, y previo a la visita oficial del presidente colombiano Álvaro Uribe a España, del 7 al 9 de febrero, Amnistia Internacional (AI) difunde el informe Cuerpos marcados, crimenes silenciados.

Muertes, desplazamientos, violaciones y desapariciones forman el dia a dia de un conflicto que ha ensangrentado el pais americano durante cuatro decadas. Las cifras hablan por si solas: al menos 70.000 personas han perdido la vida en los ultimos, la gran mayoria civiles; mas de 3 millones de desplazados; mas de 10.000 secuestros desde 2000, de los cuales al menos 1.500 han sido perpetrados por “paramilitares actuando a menudo en connivencia con las fuerzas de seguridad”.

“La impunidad de la que gozan los responsables de violaciones y abusos contra los derechos humanos es una piedra angular de la grave crisis de derechos humanos en que se encuentra sumergido el pais”, denuncia AI.

Para Amnistia Internacional, “España debe enviar un inequivoco mensaje que exprese preocupacion por el repetido incumplimiento de las autoridades colombianas de las recomendaciones de la ONU y reiterar que no apoyara ningun proceso de desmovilizacion ni avalara ninguna propuesta legislativa que no tenga en cuenta los derechos de las victimas ni garantice que los combatientes sean efectivamente desmovilizados.

La ONG exige que Colombia asegure que “los autores de crimenes de lesa humanidad y crimenes de guerra, entre ellos, la violacion de mujeres y niñas, seran llevados ante la justicia, y medidas que garanticen que no volveran a perpetrarlos”.

Las negociaciones del gobierno colombiano con los grupos paramilitares para su desmovilizacion supone, en opinion de la ONG, “la garantia de la impunidad de personas responsables de crimenes de guerra y contra la humanidad”.

Desapariciones, torturas y violencia de genero

“Aunque se ha producido un descenso en ciertos indicadores de violencia politica, como los secuestros, han aumentado los casos de tortura y las ‘desapariciones’, al igual que los informes de ejecuciones extrajudiciales a manos de las fuerzas de seguridad”, asegura AI.

La violencia sexual contra las mujeres y niñas forma parte integrante de los 40 años de conflicto armado de Colombia, y las pruebas y testimonios desvelados por Amnistia Internacional sugieren que se trata de una practica generalizada.

Fueron mas de 200 casos, entre ellos violacion a mujeres de poblaciones enteras, a los que tuvo acceso AI. Esta institucion, entre otras recomendaciones “pide al gobierno colombiano que garantice la atencion y la rehabilitacion de las supervivientes de la violencia sexual” ademas de “justicia, verdad y reparacion”.

Desde el decenio de 1990, organizaciones de mujeres han denunciado violaciones, mutilaciones y diversas formas de violencia sexual. Tambien en 2001, Radhika Coomaraswamy, Relatora Especial para Naciones Unidas sobre violencia contra la mujer con inclusion de causas y consecuencias, visito Colombia en mision oficial y dejo registrado los abusos de que son objeto las mujeres.

Tales fueron los antecedentes que llevaron a Amnistia Internacional a iniciar un trabajo de campo que le llevo directamente hasta las afectadas, a escuchar a organismos de derechos humanos y a representantes del gobierno de Colombia, comento en entrevista para Cimacnoticias, Giulia Tamayo, responsable del Departamento de Campañas e investigacion.

Giulia Tamayo se desplazo a diferentes escenarios del conflicto armado colombiano y pudo comprobar, segun sus palabras, el miedo que tanto paramilitares, ejercito y guerrilla han logrado imprimir en la poblacion. “Violar a una mujer frente a toda su comunidad es decirle a los hombres del bando contrario que no saben cuidar de sus mujeres”, dijo.

“La violencia sexual es una estrategia de guerra puesto que cumple una funcion”, argumenta la defensora de los Derechos Humanos. Ella recuerda que despues que los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) abandonaran la zona de despeje (gobierno de Pastrana), llegaron al territorio el ejercito y los paramilitares, los que dejaron marcas en el rostro de las mujeres.

“Dejaron cortes en el rostro por sospechar de una relacion afectiva, ser hermana, novia de algun guerrillero. Y en Medellin –segunda ciudad– marcaron con las letras AUC (Autodefensas Unidas de Colombia –paramilitares–). En esta misma ciudad y en Cartagena, si las chicas mostraban el ombligo las marcaban con acido”, puntualiza la investigadora de AI.

Segun Giulia, el paramilitarismo se consolida durante el gobierno del presidente Uribe. Ellos controlan recursos economicos, pueblos, mecanismos del estado, la calle…”

Para subrayar el miedo que se vive en este pais latinoamericano comento que los testimonios presentados a AI no habian sido denunciados ante una autoridad. “En el caso de la violencia sexual existe un silencio absoluto”.

Giulia Tamayo, tras la pregunta de Cimacnoticias sobre la similitud que encuentra entre el feminicidio en Mexico y Guatemala con los casos que hoy denuncia AI sobre las mujeres en Colombia, puntualizo que “su raiz es un profundo desprecio hacia las mujeres, utilizacion, carga de sexismo extremo que se nutre de la misma forma que la homofobia”.

Y si el informe de AI ha creado impacto, fue mayor con la presencia en Madrid en una conferencia de la bacteriologa colombiana Rina Bolaños, la primera mujer que dio la cara a los medios de comunicacion en Colombia para denunciar la violencia sexual al ser secuestrada y violada por un comandante de las FARC.

Despues de quedar en libertad y presentar su denuncia, el vicepresidente de Colombia, Francisco Santos le prometio proteccion, pero luego fue secuestrada por los organismos de seguridad que la acusaron de pertenecer a la guerrilla mientras que el violador se reinsertaba y daba declaraciones falsas.

Ella quedo nuevamente en libertad y ante las diferentes amenazas se encuentra protegida en España.

Fuente: Mujeres hoy
Colombia
07/02/2005



Más noticias de estos temas:  Terrorismo  Seguridad Pública  Otros 
Libros


0 comentarios publicados

Debe iniciar sesion para dejar comentarios | You have to login in order to leave a comment

Destacados


Bogotá
Colombia

25.08.21
27.08.21




Paris
Francia

19.10.21
22.10.21




Ciudad de Mëxico
Mexico

02.11.21
04.11.21




Guadalajara
Mexico

27.11.21
05.12.21