Seguridad y Defensa Corp.
Editorial
y Prensa
Especializada

Registrarse / Olvidé contraseña
Síganos en: Facebook Facebook Linkedin Youtube Rss  
  •   Colombia
  •          
     
  
  

Noticias



EN COLOMBIA


Capturaron al rey del lavado de dinero


Foto Ilustrativa

Nadie blanqueó más capitales que Óscar Cuevas. Prestó sus servicios a las FARC y al cártel de Cali. Se codeó con altos círculos del poder y trabó relación con varios presidentes

Comparta esta nota!

Óscar Fernando Cuevas Cepeda espera su sentencia en los calabozos de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol, en Bogotá. Tras varios años de búsqueda internacional, la Policía dio con el hombre que guarda los secretos del lavado de activos en el centro de Bogotá. Su habilidad para la actividad ilícita lo convirtió en uno de los delincuentes más poderosos y ricos de Colombia.

 

Cuevas supo infiltrarse en lo más alto del mundo político y empresarial. En varios allanamientos a sus propiedades se econtraron fotos suyas junto a los ex presidentes Carlos Menem de Argentina, Carlos Andrés Pérez, de Venezuela, y al actual mandatario peruano, Alan García. En 1998 asistió al acto de asunción del ex presidente colombiano Andrés Pastrana.


 

Los jefes del extinto cártel narco de Cali y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lo consultaron con frecuencia sobre cómo invertir su dinero del narcotráfico. Convenció a guerrilleros temerarios, como el abatido Mono Jojoy, de transferir activos a sus empresas fantasma para blanquear capitales sucios. Tuvo una relación cercana con Miller Perdomo, zar de los secuestros en el centro del país.

 

No es la primera vez que Cuevas cae preso; tiene un extenso prontuario. Comenzaron a investigarlo en 1996, cuando la Justicia colombiana empezó a seguir el rastro de una serie de transacciones del Grupo Móbil Ami, una oscura compañía del sector energético constituida en 1993 en la Isla de Man del mar de Irlanda. Era una cortina de humo: Cuevas operaba Móbil Ami y sus 40 filiales desde una pequeña oficina con un solo escritorio en un centro comercial del norte de Bogotá.

 

Desde allí lavó 120 millones de dólares de la mafia. Proveía certificados de Cámara de Comercio a los lugares del mundo que el cliente deseara y garantizaba que las transacciones se realizaran en absoluta reserva. Hasta que lo atraparon en enero de 2000 y lo condenaron a 11 años de prisión. La Corte Suprema colombiana redujo la pena a 9 años, pero le agregó la multa más alta en la historia judicial del país por blanqueo de capitales: casi 25 millones de dólares.

 

Al año siguiente, Cuevas se fugó. Gozaba del beneficio de libertad condicional. Huyó a España, a través de Venezuela. Lo acompañó su esposa Beatriz Salazar, quien también está detenida y a punto de ser extraditada. En España, el rey del lavado juró que había sido secuestrado por el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Dijo que era un perseguido de la Fiscalía de Bogotá y pidió asilo político.

 

Mientras esperaba respuesta, vivió en un exclusivo barrio de Madrid, se relacionó con las familias más acaudaladas de la ciudad y viajó por toda Europa. Pero el delincuente volvió al ruedo, y las millonarias inversiones que hizo en la comercialización de maderas despertó las sospechas de las autoridades españolas, que hoy reclaman su extradición.

 

Lo recapturaron en Bogotá en noviembre de 2004, cuando regresaba de España, pero salió en libertad por pena cumplida. Seis años más tarde, el mayor lavador de la historia de Colombia volvió al calabozo. Allí no tiene fotos con ningún presidente.

 

Colombia
06/11/2010



Más noticias de estos temas:  Seguridad  Otros 
Libros


0 comentarios publicados

Debe iniciar sesion para dejar comentarios | You have to login in order to leave a comment

Destacados


Bogotá
Colombia

25.08.21
27.08.21




Paris
Francia

19.10.21
22.10.21




Ciudad de Mëxico
Mexico

02.11.21
04.11.21




Guadalajara
Mexico

27.11.21
05.12.21